viernes, 27 de enero de 2012

Espinos en la garganta

Cuando lloro hacia adentro
trago agua y veneno,
con esfuerzo,
como si fuese yo tierra muerta
que odiara por siempre el agua,
y me brotan espinos en la garganta
para que me asfixie el aire,
para que sufran mis pulmones,
para que sufran mis ojos,
para que sufra mi alma,
para que empuje a la luz mis palabras
como empujan los ataúdes hacia la nada:
con una oración,
con una pala.
________________________

8 comentarios:

MâKtü[b] dijo...

Magnífica descripción.

Yo prefiero correr, deprisa, llegar lejos, y llorar hacia afuera.

SheisAlwaysTrue dijo...

Suéltalo! Muchas veces llorar hacia dentro duele muchisimo más que mostrar esas lágrimas.

Un besazo enorme! :)

DANI dijo...

Se me han puesto los pelos de punta Luis :(

Un abrazo enorme

Cita dijo...

Los llantos, sobretodo cuando son de lágrimas amargas, siempre para afuera!!!!

Dentro la arena se hace mazacote y luego es muy dificil de sacar.

Besos
Cita

FacuZ dijo...

Todo lo malo tiene que ir para afuera.
Hay que llorar para no ahogarse por dentro.


un beso,
Facu.

The Gossip Eye dijo...

La verdad es que este poema me ha dejado una sensación agridulce, aunque más agri que dulce :S

Pero bueno, todo escritor tiene que saber tratar varios temas ;)

m u a a a k

Elchiado dijo...

yo me callo, que de esto no me atrevo a dar consejo. pero te dejo un abrazo con brocal, por si quieres sacar algo

Eloise Liyu dijo...

Por eso siempre es importante llorar hacia fuera, como dice MâKtü[b], correr y echar todo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...