jueves, 30 de septiembre de 2010

Manchi tanto

-Cariño... -interrumpió cambiando bruscamente de tema.
-¿Sí?
-Te echo mucho de menos -le dijo mientras sentía su interior reblandecerse como un trozo de bizcocho en un bol de leche caliente.
-¡Ufff! Yo también; me faltas mucho -le respondió ella haciendo que cada palabra sonase a suspiro.
-Ya... ¡Pero es que no sabes cuánto! -apostilló él con aire de rebeldía contra el mundo mientras callaba las noches regalando al aire besos sueltos que caían en las sábanas muertos, las veces que dejaba una mitad de la cama libre y tantas madrugadas enteras de abrazar el hueco que ella ya no ocupada a su lado, como queriendo patalear y resistirse al cambio, como recordándose de dónde venía... y adónde iba.

3 comentarios:

The Gossip Eye dijo...

Dios mio! Pero qué bonito! asi me he quedado O.O (jaja).

En serio, me ha encantado. Es una mini historia llena de sentimientos.

Leyéndola me he imaginado al personaje recostado en la cama, echándola de menos y sintiendo una PENA enorme...

Pero, por qué están separados? Dónde está ella? Espero que haya una segunda parte... Si la hay, estoy muy segura de que querré ilustrar esta historia, porque promete :)

Un saludo.

Adm Ink dijo...

100% de acuerdo con las palabras de Gossip, un texto muy bonito y melancólico.

Por cierto quería decirte (ahora que me acuerdo)que me encantó que compartieras la anécdota de la postal (''La felicidad está en las cosas pequeñas'') conmigo. No entendí muy bien porque te disculpastes por contármela porque, la verdad, consideré la anécdota como un pequeño regalo.:)

Besos grandes Sabagg, que tengas un buen día.

LaNiñaMariposa dijo...

Yo ya no creo en esas cosas.

besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...