viernes, 18 de junio de 2010

Radiación primitiva

Hoy fui un poco menos tonto,
hoy comprendí los ecos
del origen del universo,
la radiación cósmica de fondo,
las microondas primitivas
que nos llegan del Big Bang
y no dejan de reverberar
así, tan reales e infinitas.

Hoy aprendí la física que estudié,
y descubrí el por qué de todo:
de vibrar al acercarnos un poco,
de notar que el será es, y siempre fue,
de preguntarme si somos lo mismo,
de sentir a distancia tu olor magnético,
de buscarte desesperado de deseo,
de percibir sólo a tu lado el equilibrio.

Hoy supe que soy una medida de energía
transformándose a través de la materia,
emigrante perpetuo por el tiempo
persiguiendo tu eternidad como un eco,
como una música callada y lenta
sonando por el universo desde su primer día.

Y recuerdo que al fin te encontré una noche de lluvia
bajo un paraguas, el cielo tembló;
quizá temí besarte como la vez última,
un instante antes de la Gran Explosión.

3 comentarios:

Arya dijo...

b r a v o!

:)

cora dijo...

me ha encantado, explosionar al compas de tu poema,
precioso

un besazo

Elchiado dijo...

Que sí, que sí... que así dan ganas de saltar por los airesssssssssss!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...