miércoles, 24 de marzo de 2010

Tumbada en el epicentro

Mil gracias a la Niña Mariposa
por dejarme robar su verso, mi título.


La encontré agotada,
tumbada en aquel epicentro
de futuros quemados en los planos
y pasados en ruinas costeras,
herida de sí misma,
privada en sus maremotos
de domingos de playa,
agrietada como tierra seca
de una aridez de seísmos,
pero moviendo placas pesadas
con su inercia de luz verde
-sus ojos-
y la alcé en mis brazos.
Colgaba hasta el suelo
su melena mojada.
Avanzó la noche.
Caminamos...
Hablamos.
Sonrió.
Me miró.
Suspiros.
Ternura.
La encontré agotada
en aquel epicentro
donde hoy encontré otra flor.

7 comentarios:

cora dijo...

que poema mas bonito,
mucho romanticismo en tus letras

un besazo

Vero dijo...

Con paciencia y ayuda esa flor crecerá fuerte.

Me encanta este poema :)

Un besito

Aire dijo...

venía a revisar si dije que me encantó

Sabagg dijo...

Cora: Me alegra que te guste :)
Vero: La reconstrucción tras los terremotos... es así. ;)
Aire: Qué bueno que viniste. :D

Fue tan vibrante escribirlo...

LaNiñaMariposa dijo...

Precioso, realmente Bello...
Me ha gustado mucho!!!

Gracias a ti porque me siento muy identificada.

Besos Lindo!

LaNiñaMariposa.

Carmen dijo...

Apoteosis...

Elchiado dijo...

Bonito poema, sentidas letras... me gustó mucho.
Y a la NiñaM., es que hay que darle de besos hasta que se desplome en un colchón de risas... desde luego, qué cielo!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...