viernes, 3 de septiembre de 2010

A menudo olvido


A menudo olvido
que un día morirás,
quiero decir, voy y vengo
como si fueras a vivir siempre,
y no. Descubro a veces
que no es así,
que un día rajarás mi vida
como rajan los viejos las sandías,
por la mitad.
Pero hoy que me acuerdo
de lo mucho que me olvido
de que el último día vendrá
inexorable, sin piedad,
descubro también
que guardo nuestros momentos
y decido seguir paladeándote
mientras estés aquí
y seguramente luego,
como paladean los viejos
la pulpa roja
de las sandías
que agrada a la boca
después de mordida
y, acabada la fruta,
¡ay!
permanece.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

hoy si que las lagrimas me impiden seguir leyendo porque lo he dejado ahi pero cada vez me cuesta más separarme de él

LaNiñaMariposa dijo...

uff a mí me pasa con mis abuelos... :(

Eloise Liyu dijo...

Cayendo por aquí y leyendo esto he pensado en eso justamente, en el olvido: ya sea pasajero o certero, cayendo como una losa que te aplasta de golpe.
Me encanta...la mezcla "que un día rajarás mi vida
como rajan los viejos las sandías,
por la mitad" el silencio entre "sandias" y "por"
seguire leyendote!
Elo

Lola dijo...

"seguir paladeándote mientras estés aquí" Es lo mejor que podemos hacer con todo lo que nos hace sentir bien.

Vero dijo...

Es verdad, que muchas veces olvidamos que las personas que más queremos un día no estarán con nosotros, por lo que es muy importante disfrutar y compartir todos los momentos posibles.

Preciosa reflexión :)

Sabagg dijo...

Anónima, porque sé que eres mujer, ejem, tienes mi abrazo como tienes mis palabras.

Niña mariposa, cierto, con los abuelos entrañables es fácil sentir esto.

Lola, todos sabemos lo que hay que hacer en teoría, pero nos cuesta pararnos y hacerlo, hasta que un momento de lucidez hace que nos repitamos la solución: paladear...

Vero, me gusta la sencillez de tus palabras; a menudo tomamos algo sencillo y lo revestimos de complicación para que parezca más interesante, pero es tan simple como tus palabras. Y tú sabes de lo que hablas.

Eloise Liyu, te doy la bienvenida cordialmente y las gracias por enriquecer este pequeño espacio de creación y encuentro. Me ha resultado curioso que pusieras el acento en la pausa entre "sandías" y "por", más que nada porque a mí ese silencio es de lo que más me gusta al leer. Gracias y vuelve siempre que quieras!


Hoy vuelvo a leer el poema y me viene una frase que hace tiempo que tengo presente: "No morirás nunca". Conocí este pensamiento hace muchos años y hoy la relaciono con estos versos, con su fondo. Será cierto que en realidad querer a alguien es sentir que no morirá nunca...

Vero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vero dijo...

Yo creo que es cierto, por lo menos yo lo siento así, esas personas nunca dejan de estar de alguna manera en nuestras vidas.

Anónimo dijo...

gracias por compartir conmigo tus palabras ya que el destino no nos deja darnos muchos abrazos,aunque eso no significa que no me sienta cerca de vosotros. :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...