domingo, 9 de mayo de 2010

Mirando al mar


Anduvo perdido
hablando solo
distraído y traspuesto
arrastrando sus huellas
por la seca y ardiente
arena de la playa.
De repente se detuvo
y al punto,
mirando al mar,
corrió hacia él
y abriendo su puño
lanzó un poema
y una flor
al agua clara...
y respiró.
Llegó la noche
y volvió a la playa.
Se sentó cerca de la espuma
y, mientras pensaba,
una ola le golpeó:
el mar se quedó el poema,
pero le devolvió la flor.

6 comentarios:

Elchiado dijo...

Genial.
A mí siempre me pasa algo parecido a eso: entrego algo al mar y él siempre me devuelve una parte que me reconforta.
Un abrazo.

Terapia de Choque dijo...

Um.. genial entrada!
Me recuerda a una canción...

http://www.youtube.com/watch?v=ZhwsYRgzh7A

Regards! (K)

The Gossip Eye dijo...

Si su poema era como los tuyos, no me extraña que se lo quedara :)

Y la flor... supongo que una especie de trueque, no?

Un saludo!

Sabagg dijo...

Terapia, gracias por el comentario y la canción, que escucho mientras te escribo.

The gossip eye, menudo piropazo... Como dice Elchiado, siempre que le das algo, algo te devuelve. Así de comprensivo es el mar, que sabe devolver a la orilla o tragarse algunas de las cosas que le entregamos.
De hecho, a un amigo mío, de tanto mirar el mar, se le volvieron los ojos azules... :)

MâKtü[b] dijo...

¿Por qué le devolvería la flor...?

Arya dijo...

Te devolvio la flor para mas inspiracion..

Bello escrito :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...